«Dejadme ser valiente en mi intento» o las verdaderas Olimpiadas Especiales
Juan Antonio Belmar
abril 26, 2024

Santiago de Chile fue ratificada este miércoles por Special Olympics como sede de los próximos Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales 2027, mega evento que concentra la participación de 7.000 atletas con discapacidad intelectual. Por primera vez un país Latinoamericano asumirá un desafío sin precedentes, como también pondrá en órbita y en el tapete la realidad y los contrastes culturales e identidad social que existen en este ámbito.

Hagamos un resumen sucinto de Olimpiadas Especiales en el mundo, para entender sus alcances y objetivos y, a partir de ahí, reflexionar sobre la trascendencia de llevar este evento a la capital de Chile.

ESTRUCTURA

Olimpiadas Especiales es un movimiento global, líder en el mundo de deportes para personas con discapacidad intelectual y se enfoca en construir una red mundial de deportistas de todos los niveles de capacidad que compiten en deportes mientras se crean comunidades de lideres comprometidos con la inclusión, aceptación y dignidad para todos. Su sede central está en Washington, Olimpiadas Especiales se desarrollan todo el año en siete regiones del planeta, 170 países son parte de esta organización y tiene 220 programas operando diariamente para proveer empoderamiento en 32 deportes de tipo olímpico.

ATLETAS

Olimpiadas Especiales da la bienvenida a atletas con discapacidades intelectuales desde los 8 años en todos los niveles de capacidad, para entrenar y competir. Para ser elegibles los atletas deben tener un retraso cognoscitivo o discapacidad de desarrollo, es decir, limitaciones funcionales en ambos; el aprendizaje general y las habilidades de adaptación, además, también pueden tener discapacidad física.

FILOSOFÍA DEPORTIVA

En Olimpiadas Especiales creen profundamente en el poder del deporte para ayudar a todas y todos los participantes a alcanzar su potencial y esto no excluye a ningún atleta por puntaje de clasificación. En cambio, se basa en esos puntos para separar a los atletas en divisiones de competencia justa con otros de habilidades similares. Para Olimpiadas Especiales la “excelencia” de los atletas está en sus logros personales, un reflejo de lograr su máximo potencial, un objetivo al que todos pueden aspirar.

Después de poner en contexto el poder transformador que tiene Special Olympics, nos adentramos para analizar y tomar conciencia de lo que tenemos hoy como cultura sobre el deporte con discapacidad en general y lo que nos demanda el futuro inmediato. La experiencia más reciente se remonta a los Juegos PanAm y ParapanAm Santiago 2023, dos estados muy distintos unos de otros teniendo como sede los mismos escenarios deportivos: el primero gozó de un público que superó todas las expectativas, con estadísticas nunca vistas en juegos anteriores, con cobertura y transmisión en vivo de todos los canales de televisión para los 39 deportes en competencia. Como contrapartida, en los Juegos Parapanamericanos, los medios de comunicación y el público no estuvieron a la altura y quedaron en deuda con los paraatletas. La estampida se hizo sentir en los escenarios deportivos, muchos de ellos a menos de la mitad del aforo.

«Conciencia en la responsabilidad»

Puse este ejemplo para crear conciencia en la responsabilidad que tiene el país en su conjunto para responder a las expectativas naturales que tiene Special Olympic en otorgar a Chile la organización de los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales, no sólo es la inversión que se pone a disposición por parte del gobierno del presidente Gabriel Boric, quien comprometió 250 millones de dólares para organizar y producir los Juegos en Santiago 2027, también está el Legado de Los Juegos en infraestructura deportiva, el alto nivel de conectividad que tiene Santiago de Chile, sus altos estándares en hotelería, su sello cosmopolita… En definitiva, reúne todos los requisitos para garantizar el éxito de los Juegos, no hay visiones o posiciones antagónicas sobre la excelencia que tiene Chile en organizar eventos de nivel mundial.

Pero, quiero ir poco más allá, me pregunto una y otra vez: ¿estamos preparados cómo sociedad para reconocer la importancia de estos juegos en Chile? La respuesta es un no rotundo, sin dobleces. Si para los Juegos Parapanamericanos quedamos al debe con el público y los medios de comunicación, al menos tenemos que poner una alerta para producir cambios y que no se repita lo del pasado. Ahora bien, este proceso de cambios culturales y sociales para empatizar con los atletas con discapacidad intelectual no se producen de la noche a la mañana, requieren de un tiempo largo de maduración y, lo más importante, tenemos que ser capaces de integrarlos, respetarlos y valorarlos como personas que buscan a través del deporte cumplir sus propios sueños por pequeños o grandes que sean.

Me quedo con una reflexión final de Carolina Picasso, presidenta de Olimpiadas Especiales Chile: “El deporte es una medicina sanadora del alma y de la mente de los atletas con discapacidad intelectual, el deporte en su máxima expresión es una herramienta transformadora que no tiene fronteras, con pasión, voluntad y aceptación de la sociedad, todo es posible”.

Últimas Noticias